Loading...
Comercio electrónicoDiseñoestrategiamobilePlataforma

UX y UI: ¿Por qué escuchas tanto esos términos?

¿Te ha pasado que entras a una página web y te cuesta trabajo encontrar un menú, una opción o un botón específico? ¿O que está demasiado saturada de información y no sabes cómo navegar para encontrar lo que necesitas?

UX y UI son términos muy utilizados dentro del mundo del diseño y aunque su concepto es muy diferente siempre trabajan de la mano uno con el otro. La definición de UX (User eXperience), conocido como experiencia del usuario en español, se enfoca especialmente en la interacción de un usuario con un producto y el cómo navega dentro de una página web; para lograr un buen UX debes ser empático con el usuario, comprender sus necesidades y lograr satisfacerlas con claridad y fluidez, así obtendrás los mejores resultados y un usuario contento.

El UI (User Interface), conocido en español como interfaz de usuario, está enfocado en el área gráfica y digital, específicamente se encarga de la interacción de un usuario con cualquier pantalla, además, una de las principales tareas es trabajar con todo el material visual: cómo utilizar colores, definir formas y/o especificar tamaños de los botones de una página web, además de crear la arquitectura de la página e interacción, como animaciones, transiciones o cualquier elemento que tenga movimiento. Para definir UI, en pocas palabras, es el atractivo del contenido visual.

¿Porqué son tan importantes en un proyecto de diseño?

La razón principal es que ayudará a que tus usuarios se enamoren de la página, pasen más tiempo en ella e incluso vuelvan a visitarla, lo más valioso de estas prácticas es lograr un diseño eficaz centrado en el usuario. Siempre que desarrollamos un proyecto, antes de cualquier cosa, debemos pensar en quién será el usuario y qué es lo que necesitará; teniendo esto en cuenta será más fácil captar su atención y que no solo vea la página de inicio y se salga, sino que interactúe con las demás páginas, como el catálogo de productos e incluso inducir a la compra.

Lo más importante para que una página sea funcional y no sólo bonita, es tomar en cuenta ciertos puntos relevantes durante el desarrollo del proyecto:

  1. Define tu usuario o público: definir un público te servirá para idear estrategias que logren obtener su atención y filtrar o depurar de todas las demás personas al usuario que estás buscando. Entender sus gustos y tendencias de compra te ayudará a definir el diseño general del sitio con el que se sienta cómodo.
  2. Jerarquiza el contenido: entendemos que para ti toda la información es importante, pero debes ordenarla, dale más importancia o valor a lo que aporte más herramientas a tu cliente de acuerdo a su proceso de decisión de compra. Por ejemplo, no querrás saturar tu página de inicio con descripciones de producto; primero comunícale de forma sencilla y clara quién eres y qué necesidades puedes satisfacer, genera confianza.
  3. Utiliza palabras fáciles de entender: evita el uso de tecnicismos para lograr una comunicación mucho más fluida y menos obstaculizada con quienes visiten tu página. Mientras menos dudas tenga el usuario, más rápido lo convertirás en cliente.
  4. Utiliza colores atractivos, pero no satures: utiliza una paleta de no más de tres colores para evitar la fatiga visual y cuida los contrastes, evita ser agresivo y generar dolores de cabeza.
  5. Genera los menos botones posibles: no satures con demasiados botones o tu usuario se distraerá fácilmente, o podrás confundirlo y no sabrá a dónde debe dirigirse para encontrar lo que quiere. Además, es sabido que mientras menos clicks se tengan que dar para generar una compra, más agradable y efectiva será la visita de tu cliente a tu sitio.
  6. Utiliza imágenes claras y de buena calidad: parte de la experiencia de navegación de tu cliente es poder ver el producto que le interesa adquirir, tal como lo haría en una tienda física. Las imágenes de producto de tu sitio deben tener una velocidad de carga rápida y responsiva para dispositivos móviles y de buen tamaño y calidad para que el acercamiento muestre los detalles y de ser posible, ofrecerle vistas de diferentes ángulos del producto.

En Punto Commerce, cuando empezamos a trabajar en el diseño de una nueva tienda en línea, siempre recalcamos a nuestros clientes que la construcción del mismo debe estar centrado 100% en su cliente y adaptar los procesos actuales de forma que logremos facilitarle la vida a quien va a interactuar y comprar en el sitio para lograr el éxito esperado.

Te recomendamos que siempre tengas esto en mente y evites ponerte a ti, dueño del sitio, como centro. Si quieres más consejos o ayuda en el diseño integral de tu comercio electrónico, acércate a nosotros.

Escrito por:

Daniela Castañeda

UX Designer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *